En Cap Ferrat, Villa Ephrussi de Rothschild, la Fiesta de la Rosa

bell@espíritu

Niza era un condado dependiente del reino italiano de Cerdeña cuya extensión abarcaba la pequeña aldea de pescadores de Saint-Jean-Cap-Ferrat, hasta que en 1860 las tierras que bordean el Mediterráneo pasaron a manos francesas. La belleza del paisaje y el clima benigno determinaron que en 1895 algunos nobles construyeran en sus promontorios mansiones soberanas.

Durante el siglo XX Cap Ferrat vivió el esplendor de la Belle Époque y a la fecha el lujo circunspecto se respira en sus senderos y bosques de pinos: el metro cuadrado de construcción cuesta aproximadamente 60.000 dólares y los dueños de las fortunas más encumbradas del mundo eligen este pequeño paraíso para veranear o descansar. Las playas son estrechas y se encuentran bordeadas por hoteles suntuosos y discretos, habida cuenta de la necesidad de preservar la intimidad de huéspedes famosos.

Hoy resulta posible visitar algunas de las mansiones que el dinero supo construir en…

View original post 918 more words

Advertisements