En Roma, Trastevere, Campo de´Fiori

bell@espíritu

Arribamos a Roma luego de un largo traslado que incluyó el transporte desde Sant´Agata, el incomodísimo tren hasta Nápoles y luego otro tren que nos depositó en un par de horas en la Ciudad Eterna, cansados y famélicos por falta de previsión: confiados en almorzar en el último tramo, no contamos con que hay servicios interurbanos que carecen de bar, restaurante o kiosco para abastecer a desprevenidos pasajeros.

El hotel Piram vuelve a recibirnos en su confortable edificio como en nuestro arribo, sólo a efectos de acomodar el equipaje y partir prontamente a recorrer las calles romanas con el entusiasmo que despierta indefectiblemente esta ciudad. Por un rato olvidamos el hambre y el cansancio mientras decidimos caminar rumbo a Trastevere: recorrer Roma a pie requiere olvidar cualquier plan de arribar a horario a algún sitio, porque cada esquina y cada recoveco configuran una lección de historia en sí mismos.

El…

View original post 1,296 more words

Advertisements