Desconexión

Las crónicas del Otro Mundo

Vemos en tantas ocasiones violencia, barbarie y crueldad tan sumamente innecesaria e injustificada que a veces duele, duele más allá de los límites de nuestra conciencia. No solo nos compunge el alma, sino que incluso podemos llegar a sentir físicamente como nos da un vuelco el corazón al ser testigos de alguna atrocidad, como nos tiemblan las extremidades de pura zozobra ante la inhumanidad descarnada que hechos o personas nos exponen impunemente, o como alguna escena de lo que debería ser puro horror reservado a la ficción se nos aparece en la vida real, causándonos nausea, ansiedad o incluso desfallecimiento. No llegamos a comprender como es posible que un ser humano se pueda comportar con un semejante de modos tan ultrajantes, y, en nuestra impotencia, intentamos que alguien pueda entender que ese no es el camino, que no somos animales.

Pero es que somos animales. Como especie, se nos olvidó…

View original post 1,079 more words